EGYPTIAN MUSEUM OF BARCELONA

VERSIÓN EN ESPAÑOL A CONTINUACIÓN DE LA VERSIÓN INGLESA

***

Hi all!

Today, the VIPPA-BCN team wants to transport you to another era through a romantic tour of the halls of the Egyptian Museum in Barcelona.

There we went last October 6, 2017 to enjoy the night visit called “The Eternal Banquet”.

The visit began in the hall of the animals of Ancient Egypt where they explained their relationship with food. We found it astonishing that so many years ago they were so advanced about good eating habits, that the woman was at the same level as the man and that they already had the 8 working hours and the divorce established.

Their diet was very close to our current vegan diets highlighting garlic and onion along with legumes such as beans, peas and lentils, not to mention vegetables (cabbage, cucumber, lettuce, leeks, or radishes), and aquatic plants (lotus and papyrus) although for big occasions bull meat was highly valued. They ate pig, the chicken did not enter until much later although the edible bird was the duck and the rooster was almost considered like sacred animal because they thought was beautiful. They also ate fish but never came from the sea, only the river and the priests did not eat any type of fish to be purer inside generally following a much stricter diet.

We continued our visit to the first floor where we were told stories like the great party of Cleopatra in which she bet it would be the most expensive. She said that one million sesterces would be spent on it. The opponent laughed at her saying that it was impossible to spend a million sesterces at a party and then she put one of the pearls of her earrings in vinegar, it fell apart and she drank it. The judge ruled that, without a doubt, Cleopatra had won the bet.

On the second floor it was time to talk about dead. All of them were buried with images of food so that they would not lack anything in eternity and along with the images appeared 360 figures called “ushebty” who were the ones who responded, in eternity, when they called their deceased to go to work. For that reason there should be that number of figures, one for each day of the year. The 5 days until our 365 were considered an omen of bad luck. All those born in those days were considered to have been born in the remaining 360, never in those 5 days.

 

We finished the visit on the terrace where we were expecting a great tasting of dishes from the time of the pharaohs, who although they did not leave any recipe of what they cooked, was prepared with all the scientific preciseness that offers the Egyptian Museum of Barcelona on Friday nights.

In our tasting the outstanding fruits were the melon and watermelon, between the cereals, the wheat and among the legumes the lentils and the chickpeas. Also we had duck, river fish pie and a delicious hummus.

Accompanying the delicacies, we were served a white wine created in the same way that was made in Ancient Egypt, juice of pomegranate and beer (beer was the only drink of our time and land, Barcelona). At that time beer was a precious good and even children were drinking! The wine was present in all the parties and they liked it a lot (you can ask Sekhmet that was the only thing that managed to appease her).

We only explained a little of the stories that caught our attention but if you feel like living this experience or another among all that Barcelona offers, do not hesitate to contact us at:

info@vippa-bcn.com

See you soon!

The VIPPA-BCN Team

***

¡Hola a todos!

Hoy, el equipo de VIPPA-BCN os quiere transportar a otra época a través de un recorrido romántico por las salas del Museo Egipcio de Barcelona.

Allí nos trasladamos el pasado seis de octubre del 2017 para poder disfrutar de la visita nocturna denominada “El banquet etern”.

La visita comenzó en la sala de los animales del Antiguo Egipto donde nos explicaron su relación con la alimentación que seguían. Nos pareció asombroso que tantos años atrás se estuviese tan avanzado respecto a los buenos hábitos alimentarios, que la mujer estuviese al mismo nivel que el hombre y que ya tuviesen la jornada de 8 horas y el divorcio instaurados.

Su dieta era muy cercana a nuestras actuales dietas veganas destacando el ajo y la cebolla junto con legumbres tales como las habas, los guisantes y las lentejas, sin olvidar las verduras (col, pepino, lechuga, puerro, o rábanos), y las plantas acuáticas (loto y papiros) aunque para grandes ocasiones la carne de toro era apreciadísima. Comían cerdo, el pollo no entró hasta mucho más tarde aunque el ave comestible era el pato  y el gallo estaba considerado como un animal casi sagrado por lo bonito que les parecía. También se comía pescado pero nunca que proviniese del mar, sólo el de río y los sacerdotes no comían ningún tipo de pescado para ser más puros por dentro siguiendo en general una dieta mucho más estricta.

Continuamos nuestra visita por la primera planta donde nos contaron historias como la gran fiesta de Cleopatra en la que apostó que sería la más cara. Indicó que se gastaría un millón de sestercios en ella. El contrincante se rió de ella diciendo que era imposible gastarse un millón de sestercios en una fiesta y metiendo una de las perlas de sus pendientes en vinagre, ésta se deshizo y se la bebió. El juez dictaminó que sin ninguna duda Cleopatra había ganado la apuesta.

En la segunda planta llegó el momento de hablar de los difuntos. Todos se enterraban con imágenes de comida para que no les faltase de nada en la eternidad y junto con las imágenes aparecían 360 figuras llamadas “ushebty” que eran las que respondían, en la eternidad, cuando llamaban a su difunto para ir a trabajar. Por ese motivo debía haber ese número de figuras, una para cada día del año. Los 5 días hasta nuestros 365 eran considerados de mala suerte. Todos los que naciesen en esos días se consideraba que habían nacido en los 360 restantes, nunca en esos 5 días.

 

Acabamos la visita en la terraza donde nos esperaba una gran degustación de platos de la época de los faraones, que aunque no dejaron ninguna receta de lo que cocinaban, fue preparada con toda la rigurosidad científica que ofrece el Museo Egipcio de Barcelona las noches de los viernes.

En nuestra degustación las frutas destacadas fueron el melón y la sandía, entre los cereales, el trigo y entre las legumbres las lentejas y los garbanzos. También aparecía el pato, pastel de pescado de río y un hummus delicioso.

Acompañando los manjares, nos sirvieron un vino blanco creado de la misma forma en la que se realizaba en el Antiguo Egipto, zumo de granada y la cerveza que esa si que era de nuestro tiempo y de la tierra (Barcelona). En aquella época la cerveza era un bien muy preciado y ¡que bebían incluso los niños! El vino estaba presente en todas las fiestas y gustaba mucho (sino que se lo pregunten a Sekhmet que fue lo único que consiguió apaciguarla).

Sólo hemos dado unas pinceladas de las historias que nos llamaron más la atención pero si os apetece vivir esta experiencia u otra entre todas las que Barcelona nos ofrece, no dudéis en poneros en contacto con nosotros a: info@vippa-bcn.com

¡Hasta la próxima!

El equipo de VIPPA-BCN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s